mircoles, 12 de junio del 202412 de jun del 2024

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2024 TZMG Media.

Cuevas de Walichu: un tesoro en la Patagonia

Cerca de la encantadora localidad de El Calafate, se encuentran las fascinantes Cuevas del Walichu, un sitio arqueológico a solo 7 km del casco céntrico que nos transporta a los albores de la historia humana en estas tierras.

Este punto turístico e histórico es una verdadera ventana al pasado, tanto por su invaluable valor arqueológico como por la majestuosidad del paisaje que lo rodea y el clima mágico que lo envuelve. Las Cuevas del Walichu, junto con Punta Bonita, forman un lugar único en la Patagonia, enmarcado por la vastedad de la estepa y la serenidad del lago Argentino.

Se han descubierto las primeras pinturas rupestres de la provincia, datadas en el Paleolítico. La formación geológica, compuesta de roca sedimentaria y vegetación esteparia, alberga aleros y cuevas naturales que fueron utilizados por los primeros habitantes de la región para plasmar sus expresiones pictóricas.

Hay pinturas que adornan las paredes de estas cuevas que sorprenden por la nitidez de sus colores: rojos, amarillos, negro, blanco y ocres. Entre las técnicas utilizadas se destacan el arrastre de dedos, la pintura con dedos o motas de pelo, y el sopleteado con la boca a través de huesos de guanaco ahuecados. Los materiales empleados incluyen óxidos de hierro, ferrite con grasas de guanaco, resina de plantas, yeso, clara de huevo e incluso saliva humana.

Las Cuevas de Walichu ofrecen una experiencia única que combina historia, arte rupestre y belleza natural. Sumérgete en el pasado ancestral de la Patagonia y maravíllate con las huellas dejadas por los primeros pobladores de esta tierra en un entorno incomparablemente hermoso. No te pierdas la oportunidad de visitar este tesoro arqueológico en tu próxima aventura por la Patagonia argentina.

Si quieres saber mas de lo que tenemos para ti, síguenos en nuestras redes sociales FacebookInstagram Tiktok.

Soy Beili Guerrero y esto es, turismo con sabor.